...porque la Tierra está llena de
violencia, haz para ti un arca de
madera de árbol resinoso.
Génesis 6: 13,14
El Arca del Nuevo Siglo / Una publicación de La Caja de Ahorro y Seguro S.A.
 


El Arca del Nuevo Siglo no se responsabiliza por material de cualquier tipo no solicitado, ni tampoco por la devolución del mismo. Las colaboraciones firmadas expresan la opinión de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión de la revista. La línea editorial de la revista se expresa exclusivamente a través de los textos firmados por su Consejo Editor.

 

 



Los inuit

La felicidad a 45° bajo cero

Olga Edith Aman / El Arca

 

Presentada como una novela de aventuras, en los años sesenta un libro del suizo Hans Ruesch* convocó a los lectores hacia un costado casi invisibilizado del mundo: los hielos del Polo Norte. Un texto único con el nombre de El país de las sombras largas que nos ponía en conexión con una cultura distinta, donde las noches duran cinco meses y los tiempos son medidos por el paso de las lunas. Minúsculas casillas llamadas iglúes, sobre el mar helado, en los que la familia juega un papel fundamental, la mujer es indispensable y escasea, las relaciones son sinceras y espontáneas y los besos se dan restregándose la nariz y tienen verdadero significado. Todo a 45/55 grados bajo cero la mayor parte del año.
Donde, como en toda la historia originaria, finalmente llegó el hombre blanco, trayendo sus rarezas, como fusiles, tabaco, petróleo y la concepción de un solo Dios.

¿Cómo era la vida de esos pueblos? Mientras en invierno predominaba la caza de la foca y los osos, que además de alimento y abrigo proporcionaba combustible, en primavera y verano el hielo cuando comienza a fundirse y apuntaban hacia las ballenas y la pesca y el trineo era remplazado por el kayak. Y en una última etapa, ya tierra adentro, el objetivo apuntaba a los enormes rebaños de caribú o renos.

La modernidad

Claro que los tiempos globales han contribuido a cambiar muchos de estos estilos de vida y buena parte no son nómadas que se asientan en poblaciones estables, por lo general cerca de los puertos, los centros de enseñanza y los lugares de trabajo. Y si los pintorescos iglúes van cambiando por casas de madera, los trineos tirados por perros o renos se sustituyen por monotrineos, la pesca y la caza primitiva se realiza ahora con medios modernos.
Sin precisiones oficiales, se estima que este viejo pueblo originario reúne unas 100 mil personas establecidas en América del Norte, Groenlandia y Siberia. En Canadá, se definen a sí mismos como inuit, que significa “el pueblo”, ya que esquimal es un término algonquino (indígena norteamericano) que significa “devoradores de carne cruda”, el singular es inuk, que significa “hombre” o “persona”.

* Hans Ruesch (1913–2007) fue periodista y logró gran fama como activista contra la experimentación con animales en laboratorios. Las ilustraciones pertenecen a Marc Tétro.